Centro de Consejería en Salud Sexual y Reproductiva reabrirá sus puertas en abril

Disminuir la deserción por embarazo y bajar las tasas de contagio de las enfermedades de transmisión sexual, son algunos de los objetivos del centro que tendrá atención gratuita.

Hace cinco años, cuando la Facultad de Salud y Odontología de la Universidad Diego Portales (UDP) aún no se creaba, nació el Centro de Consejería en Salud Sexual y Reproductiva al alero de la también recién fundada Escuela de Obstetricia y Neonatología. Según la Mat. Amelia Alvarado, quien se encuentra a cargo desde su establecimiento, las principales funciones son “promover la salud sexual y reproductiva, prevenir los embarazos no deseados tanto en los estudiantes universitarios como en los funcionarios, disminuir la prevalencia de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y rebajar los índices de deserción y retraso en los estudios universitarios”.

Pese a que las autoridades reconocen que se ha hecho una difusión más bien tímida, las atenciones han aumentado año a año, haciendo colapsar incluso la reserva de hora. En general, quienes consultan provienen en su mayoría de las escuelas de Obstetricia y Neonatología, Enfermería, Tecnología Médica, Contador Auditor/ Contador Público, Odontología y Ciencia Política. Por grupos etarios, el grueso se concentra en el tramo de 17 a 20 años, seguido más de lejos por quienes se sitúan por sobre los 21 y hasta más de 40.

Respecto de las consultas, la Mat. Amelia Alvarado Mat. Amelia Alvarado, encargada del Centro de Consejería en Salud Sexual y Reproductiva.afirmó que “la mayor parte apunta a los métodos anticonceptivos, ya sea para iniciar o para aquellas chicas que ya lo han iniciado y se han controlado con ginecólogos o matronas en otros consultorios y no tienen tiempo para ir, razón por la que vienen para acá. Luego, están las consultas enfocadas más bien a la patología, a la enfermedad, porque vienen con molestia y acá les hacemos el diagnóstico y tratamos de dar una solución, derivando por lo común al ginecólogo, porque nuestro objetivo no es atender patologías, sino controlar”. Otras consultas, comentó la matrona, se relacionan con morbilidad ginecológica, climaterio, VIH y píldora anticonceptiva de emergencia.

“Repitiendo la tendencia que se da en nuestra Facultad, donde la población estudiantil es más femenina que masculina, las mujeres consultan más que los hombres, aunque éstos últimos han incrementado de a poco su presencia. También hemos notado que cada vez más vienen en pareja, a diferencia de antes, como también hoy es más frecuente ver parejas homosexuales, sean de mujeres o de hombres. Y nos alegra, porque aquí no hay discriminación de ningún tipo ni estamos enfocados a algún género en particular”, sostuvo la Mat. Amelia Alvarado.

“La idea del centro surgió a partir de la realidad que habíamos visto en otras universidades, donde se dieron muy buenos resultados, exactamente lo mismo que en nuestro caso. En mi opinión, lo mejor de tener el Centro de Consejería en Salud Sexual y Reproductiva en la misma Facultad es por la cercanía y el tiempo, porque –debido a sus horarios de clases- no todas disponen de tiempo para acceder al consultorio, que atiende de 8 a 17 horas, por lo que no alcanzan a llegar a las consultas. Y, por otro lado, los estudiantes están en una transición de la edad con respecto a su previsión; entonces, hay muchos que están sin previsión, por lo que también el tema dinero/ costo influye harto”.

A las prestaciones habituales, se sumó en 2015 el examen de Papanicolau. “Técnicamente, yo puedo tomarlo acá, pero no tengo dónde analizar la muestra, porque eso requiere un patólogo con instrumentos específicos. Entonces, me contacté con una colega en la Corporación Nacional del Cáncer (CONAC) para que recibieran los exámenes tomados acá, porque hay algunos laboratorios que son más quisquillosos en ese aspecto y no les gusta analizar exámenes que se toman en otros lados. La idea es que yo tome la muestra acá, la empaque en un sobre con la orden correspondiente y les dé a las usuarias la dirección y el lugar donde tienen que ir personalmente a dejarla y cancelar allá el análisis. Pese a incorporar este beneficio, el examen lo he hecho poco, porque les resulta incómodo llevarlo y después ir a buscarlo. En todo caso, les hago saber que, aunque ministerialmente la orden del examen del Papanicolau es cada 3 años, se recomienda realizarlo una vez al año, lo que se da más en el sector privado de la salud, donde la paciente costea su examen”, puntualizó la Mat. Amelia Alvarado.

En cada semestre, se establece un día determinado para las consultas, el que puede mantenerse o cambiar en el siguiente. Las horas se reservan por teléfono (226762231), por email (maria.marquez@udp.cl) o de manera presencial (Avda. Manuel Rodríguez 253, Edificio EA, Piso 1). A partir del miércoles 5 de abril, el Centro de Consejería en Salud Sexual y Reproductiva reanudará sus atenciones.

El Centro de Consejería en Salud Sexual y Reproductiva se encuentra en el Edificio FM del Campus MRS 253.