Equipo UDP alcanzó semifinales en XXI Concurso Interamericano de Derechos Humanos

Las estudiantes de Derecho Macarena Contreras Soto y Camila Beltrán Madrid fueron distinguidas además entre las mejores oradoras.

Un destacado desempeño tuvo el equipo de la Universidad Equipo UDPDiego Portales en el XXI Concurso Interamericano de Derechos Humanos de American University, al avanzar  hasta las semifinales del certamen, quedando entre los 20 mejores equipos sobre 101 de universidades participantes. Además, en el ranking individual de oradores, Macarena Contreras Soto obtuvo el segundo lugar y Camila Beltrán el sexto, entre los 202 estudiantes en competencia. En las rondas preliminares, por otra parte,  quedaron en el 2º lugar y el memorial escrito presentado fue calificado en el lugar 21º.

El Concurso se realiza anualmente en Washington D.C.y es uno de los más prestigiados a nivel mundial en su tipo. La versión 2016 se llevó a cabo entre el  domingo 22 y viernes 27 de mayo pasados y la UDP fue la única universidad chilena en competencia. También es una de las pocas que ha estado presente en todas las versiones y ha triunfado en dos oportunidades (1996 y 2010), y en el año 2014  la estudiante Consuelo Navarro obtuvo el premio a la mejor oradora en español y trilingüe, superando a 200 oradores.

Por lo mismo, la UDP tiene un prestigio ganado en el evento y representa una suerte de “garantía de calidad”, afirma Sylvana Mariangel, lacoach que viajó con las competidoras. Tanto así, añade, que las audiencias en las que toma parte son consideradas como aquellas que “hay que ver”. De regreso a Santiago, el equipo completo – integrado por las alumnas y los entrenadores Consuelo Navarro, Sebastián Latorre y Sylvana Mariangel, todos ex participantes – fue recibido y felicitado por la directora del Centro de Derechos Humanos, Judith Schönsteiner y el por decano de la Facultad de Derecho, Juan Enrique Vargas.

El Concurso consiste en un juicio simulado ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos que se desarrolla a través de audiencias orales. Previamente, cada equipo tiene que estudiar el caso desde el rol asignado y preparar un “Memorial” que se envía a fines de marzo. Este año  trató el tema “industrias extractivas y derechos humanos”, bajo el caso hipotético de “Edmundo Camana Osorio y Familiares, Pueblos Pichicha y Orífuna contra el Estado de Santa Clara”. Al equipo UDP le correspondió preparar y exponer la respuesta del Estado frente a la denuncia de las víctimas.

Intenso entrenamiento

Las competidoras se sometieron a un intenso entrenamiento de varios meses, que partió cuando ambas cursaron el electivo “preparación para concursos internacionales”, durante el segundo semestre del año pasado, en el cual obtuvieron los dos mejores promedios de notas. Luego vino el trabajo específico para el Concurso, para lo cual contaron con la ayuda de los coach o entrenadores,  y de varios profesores de la Facultad de Derecho, como Mauricio Duce, Claudio Fuentes y Judith Schönsteiner,

El caso fue sumamente complejo, porque involucraba la vinculación de una empresa con violaciones de derechos humanos en un país vecino, y a un Estado que la había subsidiado. Además,  la empresa estaba acusada de tener relaciones con grupos paramilitares acusados del asesinato de dirigentes sindicales de la misma.  En los hechos, abarcaba no solo temas de derechos humanos, sino de extra territorialidad, derecho tributario, procesal, civil, derecho indígena y afroamericano, relatan Macarena y Camila: “Tuvimos que estudiar de todo y por eso fue tan importante la preparación”. Cabe mencionar que ésta  incluyó a profesores invitados con conocimientos específicos sobre determinadas materias.

Por otra parte, subraya Sylvana Mariangel, el proceso previo implica el desarrollo de habilidades blandas, como el trabajo en equipo y la comunicación oral. A través del mismo se produce también “un sentido de identidad muy fuerte con la Facultad”, señala, “no es casualidad que los entrenadores seamos ex participante, además de la experiencia tenemos la legitimidad para exigir lo mismo que nos fue exigido a nosotros en su momento”. En su caso específico, ello significó además quitarle tiempo a su trabajo profesional como abogada de una repartición pública en Valparaíso.

Junto al aprendizaje académico, ponerse la camiseta de la UDP y luchar por ella fue una vivencia potente para las estudiantes de Derecho. “Son este tipo de actividades las que hacen sentirse orgulloso de pertenecer a esta universidad, enfatiza Camila, por eso cree importante que la Universidad continúe apoyando éste y otros concursos internacionales.